Sunday, 13 April 2008

Norman Fairclough y Ruth Wodak: Análisis crítico del discurso

Una descripción preliminar

El enfoque crítico se caracteriza por una visión propia y distintiva de:

a) La relación existente entre el lenguaje y la sociedad
b) La relación existente entre el propio análisis y las prácticas analizadas

El análisis crítico del discurso (ACD) interpreta al discurso como una forma de "práctica social", lo que sugiere una relación dialéctica entre un suceso discursivo particular y las situaciones, instituciones y estructuras sociales que lo enmarcan (es decir, lo social moldea el discurso pero éste, a su vez, constituye lo social) Así mismo, el ACD se propone lograr que los aspectos opacos del discurso se vuelvan más transparentes.

El ACD se ve así mismo como como una disciplina comprometida. De hecho, es una forma de intervenir en la práctica social y en las relaciones sociales. Lo característico del ACD es que toma partido a favor de los grupos oprimidos en contra de los grupos dominantes y que manifiesta abiertamente la vocación emancipadora que la motiva.

El ACD en contexto

El interés actual por el ACD pertenece y contribuye a la nueva ola de interés crítico por el lenguaje en la sociedad contemporánea, pero también se nutre de ella. En términos amplios, el lenguaje ocupa hoy un lugar más prominente y más importante en la variedad de procesos sociales. Sin ir más lejos, sorprende la creciente importancia económica del lenguaje (un facto clave en la rentabilidad es la naturaleza del lengguaje que se utiliza para "entregar" servicios, de ahí la preocupación por el diseño del lenguaje). El diseño preciso del lenguaje constituye pues un factor crucial para el éxito de la lucha política. El proceso de la lucha política y la pelea por la legitimidad política se vuelven cada vez más inseparables de la economía de los medios y de la búsqueda de mayores audiencias y rentabilidad. Esto incrementa aún más la presión sobre el diseño sobre el discurso político. La "tecnologización del discurso" corresponde a este interés por moldear las prácticas lingüísticas con acuerdo a los objetivos económicos, políticos e institucionales... pero también puede verse ello como un signo moderno de "reflexividad". Hoy, un rasgo habitual de la vida cotidiana es la conciencia de crítica de las prácticas discursivas y la tendencia a transformarlas como elementos de las luchas sociales y reconstrucción reflexiva de la persona.

Orígenes teóricos del ACD

De denomina ACD al análisis crítico aplicado al lenguaje que se desarrolló dentro del "marxismo occidental". En términos amplios, el marxismo occidental le dió un énfasis considerablemente mayor que otras formas del marxismo a la dimensión cultural.

Althuser hizo un aporte fundamental a la teoría de la ideología, ya que, para él, las ideas son algo estrechamente vinculado a prácticas materiales inmersas en las instituciones sociales (por ejemplo, la organización de la enseñanza en las aulas).

La obra de Michel Focault sobre el discurso estuvo dirigida explícitamente contra el marxismo y las teorías de la ideología. Para él, los discursos son sistemas de conocimientos de las ciencias humanas que informan las "tecnologías" sociales y gubernamentales que constituyen el poder en la sociedad moderna.

El término "crítico" está asociado en especial a ala Escuela de Filosofía de Frankfurt, que retornó a los pensamientos de Marx. Consideran a los fenómenos culturales como expresiones relativamente autónomas de contradicciones dentro del todo social y advierten en algunos de ellos expresiones de la filosofía social del presente, así como de las fuerzas críticas que niegan el orden existente. Por su parte, Habermas opinó que el discurso racional podría llegar a superar la comunicación distorsionada.

La obra de Mijail Bajtín también tuvo enorme influencia, destacando la "intertextualidad" de los textos: la idea de que cualquier texto es un eslabón en la cadena de textos, es decir, mantiene relaciones de reacción, incorporación y transformación con otros textos. Así como existen presiones para que los textos se avengan a los géneros convencionales, pero también presiona para innovar mediante la mezcla de géneros.

Enfoques propios del análisis crítico del discurso

La escuela francesa

La teoría ideológica de Althusser y la teoría del discurso de Focault fueron los principales puntos de referencia para la escuela francesa del análisis del discurso, en particular para Michel Pécheux. Para este autor, el discurso es el lugar de encuentro del lenguaje y la ideología, y el análisis del discurso consiste en el análisis de la dimensión ideológica del uso del lenguaje. Tanto las palabras utilizadas como su significado varían según la posición en la lucha de clases desde la cual son usadas: según la "formación discursiva" dentro de la cual están situadas. Las personas usualmente no son conscientes de que hablan o escriben desde una formación discursiva determinada.

Pécheux y sus colaboradores luego cambiaron su posición sobre este tema y sus estudios comenzaron a destacar el complejo entramado de las formaciones discursivas en los textos, así como la heterogeneidad y ambivalencia de éstos.

La lingüística crítica

Esta escuela se desarrolló en Gran Bretaña, estando íntimamente ligada a la teoría lingüística sistémica, lo que explica su énfasis en los métodos prácticos para analizar textos. Según este enfoque, las características gramaticales de un texto se consideran elecciones significativas dentro del conjunto de posibilidades disponibles de los sistemas gramaticales. La gramática, así, funciona ideológicamente en la medida en que las representaciones implícitas en tales elecciones gramaticales significativas contribuyen a la reproducción de relaciones de dominación. Otro centro de atención es la significación ideológica del modo sistemático en que los textos se transforman en otros textos con el correr del tiempo.

Semiótica social

Esta disciplina se ocupa del carácter multisemiótico de la mayor parte de los textos en la sociedad contemporánea y explora métodos de análisis aplicables a la imágenes visuales, así como la relación que existe entre el lenguaje y las imágenes. Kress y Van Reuben sugieran además que los resultados del análisis de las imágenes visuales pueden llevarnos a repensar nuestras teorías del lenguaje.

Cambio sociocultural y cambio en el discurso

Fairclough se dedicó al estudio de las relaciones entre el cambio sociocultural y el cambio en el discurso, proceso por el cual los servicios pasaron a ser tratados como bienes económicos, por ejemplo en su comercialización. El cambio en el discurso se analiza en términos de la combinación creativa de discursos y géneros dentro de un texto, que a lo largo del tiempo termina por reestructurar las relaciones entre las distintas prácticas discursivas en el seno de las instituciones y también entre distintas instituciones, y en términos del desplazamiento de las fronteras adentro y entre los "órdenes" del discurso (conjuntos estructurados de prácticas discursivas correspondientes a determinados dominios sociales). El análisis de tendencias como la coloquialización tiene como meta acerca el ACD a las más recientes investigaciones de las ciencias sociales acerca del cambio social y cultural, de modo que sea una herramienta fundamental para su desarrollo.

Estudios sociocognitivos

Aquí, Van Dijk se dedicó al estudio de la reproducción de los prejuicios étnicos y del racismo en el discurso y en la comunicación. Descubrió que los temas más frecuentes en la prensa correspondían a prejuicios étnicos dominantes en las conversaciones cotidianas. Luego, en sus trabajos más recientes, Van Dijk se volcó al estudio de cuestiones más generales relativas al abuso del poder y la reproducción de la desigualdad por medio de la ideología.

Método histórico discursivo

Ruth Woodak dirigió progresivamente su atención hacia el sexismo y las formas contemporáneas de antisemitismo y racismo en marcos de diverso grado de formalidad.

Después de este primer intento, se sucedieron otros estudios sobre el prejuicio y el racismo que llevaron al grupo de Viena a consideraciones más generales de carácter teórico sobre la naturaleza (formas y contenido) del discurso racista. Si bien las formas del discurso racista o prejuicioso ppueden ser similares, el contenido varía según los grupos estigmatizados y los marcos que hacen posibles determinadas realizaciones lingüísticas.

Análisis de la lectura (Lesartenanalyse)

El lingüista Utz Maas se remite a ideas capitales del pensamiento de Focault y las combina con una metoodología hermenéutica que denomina Lesastenanalyse (análisis de la lectura), aquí, un discurso se define intencionalmente por su contenido, así como por ejemplo, "el discurso fascista" es un correlato del fascismo alemán. Puesto que es el discurso político sólo puede ser definido como tal, mediante el contexto histórico social (práctica social de la política), cualquier análisis no orientado hacia el cotexto está orientado al fracaso.

Utz Maas goza de reconocimiento universal como experto del discurso Nacional Socialismo Alemán. En su enfoque, resulta evidente la importancia de la dimensión histórica y de la hermenéutica, en especial para el análisis de las alusiones que se relacionan con el conocimiento de fondo y que no pueden ser comprendidas si no se tiene en cuenta este conocimiento.

La Escuela de Duisburg

Influenciada por Foucault. Su cabeza más visible, Siegfried Jägger, se dedica al estudio de las características lingüísticas e icónicas del discurso y de los "símbolos colectivos" que desempeñan importantes funciones cohesivos en el texto. Para él, los discursos son modalidades de habla institucionalizadas y convencionalizadas, que tienen relación con el comportamiento y la dominación. Considera el discurso como un flujo de texto o de habla que transcurre en el tiempo. Jägger, ante esto, desarrolla además una metodología explícita.

Análisis crítico del discurso en acción
(ejemplo concreto del ACD basado en ocho principios teóricos o metodológicos, mostrando como afecta cada uno de ellos al análisis crítico, pieza: entrevista radial realizada a la ex Primer Ministro de Gran Bretaña, Margaret Thatcher)

1. El ACD se ocupa de los problemas sociales
El ACD es el análisis de los aspectos lingüísticos y semióticos de los procesos y de los problemas sociales. Tiene en la mira el carácter parcialmente lingüístico de los procesos y las estructuras sociales y culturales. Es por naturaleza interdisciplinario, combina perspectivas de diversas disciplinas en sus propios análisis y se lo utiliza para complementar formas más habituales de análisis social y cultural.

Desde este punto de vista, lo esencial del ACD es que los procesos y los movimientos sociales y políticos que marcan rumbos como el thatcherismo tienen en parte un carácter lingüístico discursivo. Esto surge del hecho de que los cambios sociales y políticos de la sociedad contemporánea incluyen por lo general un elemento sustancial de cambio cultural e ideológico, sin duda, es el caso del thatcherismo que fue descrito como un intento de consolidar una nueva hegemonía. Este proyecto también puede ser visto como un intento por reestructurar el discurso político combinando discursos ya existentes de una nueva manera (como incorporando elementos del discurso conservador tradicional y de elementos del discurso político neoliberal y del discurso económico), condimentado con elementos que le dan cierto sabor populista, como hace referencia el periodista que le entrevista.

2. Las relaciones de poder como elementos discursivos

El ACD subraya el carácter fundamentalmente lingüístico y discursivo de las relaciones sociales de poder en la sociedad contemporánea, carácter que proviene en parte de cómo se ejercen y negocian las relaciones de poder en el interior del discurso. Un tema que concita mucha atención es el de las relaciones de poder entre los medios y la política.

Un análisis minucioso de las relaciones de poder en las entrevistas políticas puede echar algo de luz sobre este asunto. En el caso particular de la entrevista a Thatcher, las preguntas de su entrevistador establecen una especie de orden del día que intentan hacerse respetar, sin embargo, como en este caso, los políticos no siempre acceden a los intentos del periodista por controlar la entrevista ni mucho menos y, a menudo, se plantea una lucha por le control. En el caso de ésta, mediante el poder retórico y de corte populista.

Todos estos ejemplos indican que los aspectos discursivos de las relaciones de poder no son fijos ni monolíticos. Buena parte de los trabajos del ACD se caracterizaron por su interés en la reproducción de las relaciones de poder por medio del discurso. Pero también debemos ocuparnos de los aspectos discursivos de la lucha por el poder y de la transformación de las relaciones de poder. El thatcherismo puede, por ejemplo, interpretarse en parte como una lucha hegemónica en el discurso y sobre el discurso contra una variedad de antagonistas.

3. El discurso constituye a la sociedad y a la cultura

Podemos comprender la importancia del discurso en los preocesos sociales y en las relaciones de poder contemporáneos si reconocemos que el discurso constituye a la sociedad y a la cultura, así como es constituido por ellas. Esto implica que toda instancia del uso del lenguaje hace su propia contribución a la reproducción y/o a la transformación de la sociedad y la cultura, incluidas las relaciones de poder. Ahí reside el poder del discurso; y es por eso que vale la pena luchar por él. Hasta aquí, es conveniente distinguir tres amplios procesos dominios de la vida social que pueden constituirse en el discurso y que podemos denominar: representaciones del mundo, relaciones sociales interpersonales e identidades sociales y personales.

4. El discurso realiza una labor ideológica

La ideología es una manera particular de representar y construir la sociedad que reproduce las relaciones desiguales de poder, las relaciones de dominación y de explotación. A menudo, las ideologías son construcciones falsas o no fundamentadas de la sociedad. Para determinar si un tipo de suceso discursivo realiza una labor ideológica, no basta con analizar los textos; es necesario además tener en cuenta cómo se interpretan y reciben esos textos, y qué efectos sociales tienen.

Es útil pensar la ideología como un proceso que articula representaciones particulares de la realidad y construcciones particulares de la identidad, especialmente de la identidad colectiva de grupos y comunidades. La sra. Thatcher construye discursivamente un programa político y a la vez procura construir una base de prosélitos para ese programa.

5. El discurso es histórico

No es posible la producción de un discurso sin contexto, así como no es posible su comprensión sino se toma en cuenta el contexto. Las emisiones sólo tienen sentido si tenemos en cuenta su utilización en una situación específica, si comprendemos las convenciones y reglas subyacentes, si reconocemos su inmersión en una cierta ideología y cultura y, lo que es aún más importante, si sabemos a qué elementos del pasado remite el discurso. En este sentido, incluimos en nuestro concepto de contexto a la intertextualidad, además del conocimiento sociocultural.

Es así como el discurso de Thatcher tiene relación con lo que ella misma y su gobierno dijeron antes, con otros discursos y proclamas, con ciertas leyes que fueron aprobadas, con la cobertura de los medios y también con ciertas acciones que se emprendieron. Es necesario sacar la historia discursiva de cada unidad del discurso. Ello implica, una vez más, un análisis interdisciplinario; los historiadores deben ser incluidos en la investigación.

6. El vínculo entre el texto y la sociedad es mediado

El ACD está bastante relacionado con el hecho de establecer nexos entre estructuras y procesos sociales y culturales por un lado, y con las propiedades del texto por el otro. Pero estos nexos son bastante complejos y es mejor pensarlos como vínculos indirectos o "mediados". Un modo de ver esta mediación es considerar que el vínculo entre el texto y la sociedad está mediado por "las órdenes del discurso". En el ejempplo de Thatcher, este enfoque intentaría mostrar que los cambios en las políticas, en la relación entre la política y los medios y, en un nivel más general, en toda cultura británica, se realizan parcialmente en los cambios en el orden político del discurso y en el modo cómo los textos hacen uso de discursos y géneros que tradicionalmente se habían mantenido separados y se articulan entre sí. A su vez, esta nueva articulación de discursos y géneros dispares se realiza por medio de características del lenguaje, lo que constituye un vínculo mediado entre los procesos socioculturales y las propiedades lingüísticas de los textos.

7. El análisis del discurso es interpretativo y explicativo

El mismo discurso puede interpretarse de maneras muy distintas, según quién los escuche y según la cantidad de información contextual incluida. Lo mismo vale, con mayor razón aún, en el caso de textos complejos como la entrevista a Thatcher, cuya comprensión cabal exige tener en cuenta la intertextualidad histórica y sincrónica, la hibridación de géneros y la opacidad de ciertos elementos y unidades.

El conocimiento de las estructuras de argumentación y políticas del thatcherismo hace que sea mucho más fácil desentrañar los sentidos manifiestos y latentes y aprender más acerca de la retórica política utilizada en esta entrevista. Podríamos decir que la lectura crítica tiene intención explicativa, no meramente interpretativa. Debemos decir también que las interpretaciones y las explicaciones nunca son definitivas ni autorizadas: son dinámicas y están abiertas a nuevos contextos y a nueva información.

8. El discurso es una forma de acción social

El ACD es un paradigma científico comprometido socialmente y muchos analistas militan en diversos grupos políticos. A diferencia de muchos otros estudiosos, los lingüistas críticos expresan explícitamente sus intereses, los cuales, sino lo hicieran, quedarían descubiertos. Podría decirse que el ejemplo recién analizado de la entrevista a Thatcher puede cumplir este mismo fin en las luchas políticas. Pero existen también otras aplicaciones importantes del ACD, que logró y logra cambios notables en el discurso y las relaciones de poder en las instituciones.

CONCLUSIÓN
Hay pocos asuntos tan importantes para los analistas críticos del discurso como el de determinar cuál es la relación entre los análisis que ellos producen en las instituciones académicas y la actividad crítica de la vida cotidiana. No obstante, el ACD no se limita a ser una réplica de la crítica cotidiana: puede recurrir a teorías sociales y teorías del lenguaje, puede usar metodologías rigurosas para el análisis del lenguaje que no están por lo general al alcance de todos y cuenta, además, con elementos para llevar a cabo investigaciones sistemáticas en profunidad que exceden la experiencia común. La aspiración de los analistas críticos del discurso debería ser la de operar como "intelectuales orgánicos" en una diversidad de luchas sociales con conciencia plena, al mismo tiempo, de que su trabajo corre permanentemete el riesgo de que el estado y el capital se apoderen de él.

4 comments:

LAnita said...

Hola, estoy haciendo mi tesis sobre el ACD en la Universidad de Heidelberg y me ha sido de gran utilidad vuestro blog. En particular me interesa obtener este artículo. Les agradecería una respuesta. Mi correo es
anamariag10@hotmail.com

Saludos

. said...
This comment has been removed by the author.
. said...

lo mismo que el lector anterior, yo vivo en Chile y quisiera citar el documento y contar con él

gwendolyn said...

Hola, en mi tesis estoy utilizando a Fairclough como aportación teórico-metodologica pero tu artículo me ayuda mucho en referencia a la postura teórica. Quisiera citar el documento. Mi correo es anaidmacip@hotmail.com